Contabilidad para Principantes

Rated 0,0 out of 5

El libro ‘Contabilidad para Principiantes’ es una guía introductoria que aborda los conceptos fundamentales de la contabilidad. Desde la definición y la importancia de la contabilidad, hasta los principios contables y el ciclo contable, el libro cubre todos los aspectos básicos necesarios para comprender y llevar a cabo la contabilidad de manera efectiva. Además, se exploran los estados financieros básicos, el análisis e interpretación de los mismos, así como la contabilidad específica para pequeñas empresas y emprendedores. También se aborda la ética y la responsabilidad en la contabilidad, así como las tendencias y la tecnología en constante evolución en este campo.

Contabilidad para Principantes

1. Introducción
1.1 ¿Qué es la contabilidad?
1.2 Importancia de la contabilidad

2. Conceptos fundamentales
2.1 Activo, pasivo y patrimonio
2.2 Ingresos y gastos

3. Principios contables
3.1 Principio de entidad
3.2 Principio de devengado

4. El ciclo contable
4.1 Registro de transacciones
4.2 Elaboración de estados financieros

5. Estados financieros básicos
5.1 Balance general
5.2 Estado de resultados

6. Análisis e interpretación de estados financieros
6.1 Ratios financieros
6.2 Tendencias y comparaciones

7. Contabilidad para pequeñas empresas
7.1 Registro de ingresos y gastos
7.2 Control de inventario

8. Contabilidad para emprendedores
8.1 Registro de inversiones y financiamiento
8.2 Presupuesto y control de costos

9. Ética y responsabilidad en la contabilidad
9.1 Valores éticos en la profesión contable
9.2 Responsabilidad social corporativa

10. Tendencias y tecnología en la contabilidad
10.1 Contabilidad en la nube
10.2 Automatización y inteligencia artificial en la contabilidad

1. Introducción

La contabilidad es una herramienta fundamental en el mundo de los negocios. Es a través de la contabilidad que se registra, se clasifica y se interpreta la información financiera de una empresa.

La contabilidad permite llevar un control preciso de los ingresos y gastos de una empresa, así como también de los activos y pasivos. Esto es fundamental para la toma de decisiones, ya que proporciona información clara y objetiva sobre la situación financiera de la empresa.

La contabilidad también desempeña un papel importante en la planificación y el control de las operaciones de una empresa. Permite evaluar el desempeño financiero, identificar áreas de mejora y establecer metas y objetivos financieros.

En resumen, la contabilidad es esencial para cualquier empresa, independientemente de su tamaño o sector. Proporciona información valiosa para la toma de decisiones estratégicas y contribuye al crecimiento y éxito del negocio.

1.1 ¿Qué es la contabilidad?

La contabilidad es una disciplina que se encarga de registrar, clasificar y resumir las operaciones financieras de una empresa o entidad. Su principal objetivo es proporcionar información útil y confiable sobre la situación económica y financiera de la organización.

La contabilidad es una herramienta fundamental para la toma de decisiones, ya que permite analizar y evaluar el desempeño de una empresa, así como planificar y controlar sus actividades. A través de la contabilidad, se pueden identificar los ingresos, gastos, activos y pasivos de una entidad, lo cual es fundamental para la elaboración de informes financieros.

Existen diferentes tipos de contabilidad, entre los cuales se destacan:

  • Contabilidad financiera: Se encarga de registrar y presentar la información financiera de una empresa de acuerdo a los principios contables establecidos. Esta contabilidad está orientada hacia usuarios externos, como accionistas, inversionistas y entidades reguladoras.
  • Contabilidad de costos: Se enfoca en el registro y análisis de los costos de producción y distribución de una empresa. Su objetivo principal es proporcionar información para la toma de decisiones relacionadas con la eficiencia y rentabilidad de los procesos productivos.
  • Contabilidad gubernamental: Se aplica en entidades del sector público, como instituciones gubernamentales y municipios. Su finalidad es registrar y controlar los ingresos y gastos del Estado, así como evaluar la eficiencia y transparencia en el uso de los recursos públicos.
  • Contabilidad de gestión: También conocida como contabilidad administrativa, se centra en la generación de información útil para la toma de decisiones internas de una empresa. Su objetivo es proporcionar datos relevantes para la planificación, control y evaluación de las actividades de la organización.

La contabilidad se basa en principios y normas contables, los cuales establecen los criterios y procedimientos a seguir en el registro y presentación de la información financiera. Algunos de los principios contables más importantes son:

  • Principio de empresa en funcionamiento: Supone que la entidad continuará en operación en el futuro previsible. Esta base permite la valoración de los activos y pasivos a largo plazo.
  • Principio de devengado: Establece que los ingresos y gastos deben ser reconocidos en el momento en que se generan, independientemente de cuándo se cobren o paguen. Esto permite reflejar fielmente la situación financiera de la empresa.
  • Principio de uniformidad: Implica utilizar los mismos criterios de medición y presentación de la información contable de un periodo a otro, para facilitar la comparabilidad de los datos.
  • Principio de prudencia: Supone que se deben anticipar las pérdidas y no reconocer las ganancias hasta que se hayan realizado efectivamente. Esto evita sobrevalorar la situación financiera de la empresa.

En la era digital, la contabilidad ha experimentado importantes avances tecnológicos. El uso de software especializado ha simplificado y automatizado muchos procesos contables, permitiendo un registro más eficiente y preciso de la información financiera.

En resumen, la contabilidad es una disciplina esencial para cualquier empresa u organización, ya que proporciona información clave para la toma de decisiones y la evaluación de la situación financiera. A través de la contabilidad, se pueden analizar y controlar los recursos económicos de una entidad, lo cual contribuye al logro de sus objetivos y a la generación de valor.

1.2 Importancia de la contabilidad

La contabilidad es una herramienta fundamental para cualquier tipo de negocio, ya sea una pequeña empresa, una gran corporación o incluso una organización sin fines de lucro. Su importancia radica en que proporciona información financiera precisa y confiable sobre las operaciones de una empresa, lo cual es fundamental para la toma de decisiones y el éxito empresarial.

La contabilidad permite llevar un registro detallado de todas las transacciones financieras de una empresa, como la compra y venta de productos, el pago de salarios, el pago de impuestos, entre otros. Esta información se registra en los libros contables, como el libro diario y el libro mayor, y se utiliza para preparar los estados financieros, como el balance general, el estado de resultados y el estado de flujo de efectivo.

Uno de los principales beneficios de la contabilidad es que brinda una visión clara y precisa de la situación financiera de una empresa en un momento dado. Esto permite a los propietarios y directivos tomar decisiones informadas sobre la asignación de recursos, la inversión en activos, la fijación de precios de productos y servicios, entre otros aspectos clave del negocio.

Además, la contabilidad proporciona información histórica sobre el desempeño financiero de una empresa, lo cual es útil para evaluar su rentabilidad y su capacidad para generar ingresos. Esta información puede ser utilizada tanto por los propietarios como por los posibles inversores o prestamistas para evaluar la salud financiera de la empresa y tomar decisiones sobre su participación en el negocio.

La contabilidad también desempeña un papel importante en el cumplimiento de las obligaciones legales y fiscales de una empresa. Los registros contables son utilizados para preparar y presentar los informes y declaraciones requeridos por las autoridades fiscales y otras entidades reguladoras. Esto ayuda a evitar multas y sanciones por incumplimiento de las leyes y contribuye a mantener una buena reputación empresarial.

Otro aspecto relevante de la contabilidad es que proporciona una base sólida para la planificación financiera a corto y largo plazo. Los estados financieros y los informes contables permiten proyectar los ingresos y gastos futuros, identificar áreas de mejora y establecer metas financieras realistas. Esto ayuda a los propietarios y directivos a tomar decisiones estratégicas y a implementar medidas correctivas cuando sea necesario.

En resumen, la contabilidad juega un papel fundamental en la gestión y el éxito de cualquier tipo de empresa. Proporciona información precisa y confiable sobre la situación financiera de la empresa, ayuda en la toma de decisiones, cumple con las obligaciones legales y fiscales, y facilita la planificación financiera a corto y largo plazo. Es una herramienta indispensable para cualquier emprendedor o empresario que desee alcanzar el éxito en el mundo de los negocios.

2. Conceptos fundamentales

En este capítulo, aprenderemos los conceptos fundamentales de contabilidad. Comenzaremos explorando los elementos básicos de un balance general: activo, pasivo y patrimonio. Luego, nos adentraremos en los ingresos y gastos, dos conceptos clave en la contabilidad.

2.1 Activo, pasivo y patrimonio

En el mundo de la contabilidad, existen tres conceptos fundamentales que nos permiten entender la situación financiera de una empresa: el activo, el pasivo y el patrimonio. Estos conceptos son la base para llevar a cabo el registro de todas las transacciones económicas de una organización.

El activo representa todos los bienes y derechos que posee una empresa. Estos pueden ser tangibles, como maquinaria, inventarios o terrenos; o intangibles, como patentes, marcas o derechos de autor. Los activos son recursos que la empresa utiliza para llevar a cabo sus operaciones y generar ingresos.

Por otro lado, el pasivo se refiere a las obligaciones y deudas que tiene la empresa. Estas pueden ser deudas con proveedores, préstamos bancarios o salarios por pagar. El pasivo representa las fuentes de financiamiento de la empresa, es decir, el dinero que la empresa ha obtenido de terceros y que debe devolver en algún momento.

Finalmente, el patrimonio es la diferencia entre el activo y el pasivo. Representa el valor neto de la empresa, es decir, el valor que le queda una vez que se han cubierto todas las deudas y obligaciones. El patrimonio está compuesto por las aportaciones de los socios o accionistas de la empresa, así como por las utilidades generadas por la misma.

Para entender mejor estos conceptos, veamos un ejemplo:


ACTIVO
- Caja: $10,000
- Inventarios: $20,000
- Terrenos: $50,000
PASIVO
- Préstamo bancario: $30,000
- Cuentas por pagar: $5,000
PATRIMONIO
- Aportaciones de socios: $25,000
- Utilidades acumuladas: $20,000
En este ejemplo, el activo total es de $80,000, ya que la empresa tiene $10,000 en efectivo, $20,000 en inventarios y $50,000 en terrenos. El pasivo total es de $35,000, ya que la empresa tiene un préstamo bancario de $30,000 y cuentas por pagar por $5,000. Por lo tanto, el patrimonio de la empresa es de $45,000, ya que es la diferencia entre el activo y el pasivo ($80,000 - $35,000).

El activo, el pasivo y el patrimonio son conceptos interrelacionados que deben estar en equilibrio. Si el activo es mayor que el pasivo, la empresa tiene un patrimonio positivo y se considera solvente. Por el contrario, si el pasivo es mayor que el activo, la empresa tiene un patrimonio negativo y se considera insolvente.

Es importante entender la importancia de estos conceptos, ya que nos permiten tener una visión clara de la situación financiera de una empresa. A través de la contabilidad, podemos llevar un registro detallado de todas las transacciones económicas y evaluar el desempeño y la salud financiera de la organización.

En resumen, el activo representa los bienes y derechos de una empresa, el pasivo representa las obligaciones y deudas, y el patrimonio es la diferencia entre el activo y el pasivo. Estos conceptos son fundamentales para comprender la contabilidad y tomar decisiones financieras informadas.

2.2 Ingresos y gastos

En la contabilidad, los ingresos y los gastos son dos conceptos fundamentales que nos permiten tener un registro claro y organizado de las transacciones económicas de una empresa. Los ingresos representan las entradas de dinero que la empresa recibe, mientras que los gastos son las salidas de dinero que la empresa realiza. A continuación, profundizaremos en cada uno de estos conceptos y su importancia en la contabilidad.

2.2.1 Ingresos

Los ingresos son todos los recursos económicos que una empresa obtiene como resultado de la venta de bienes o servicios. Estos pueden provenir de diferentes fuentes, como la venta de productos, la prestación de servicios, el alquiler de activos, los intereses generados por inversiones, entre otros.

Es importante tener en cuenta que los ingresos no solo se refieren al dinero en efectivo que ingresa a la empresa, sino también a otros activos que se reciben como forma de pago, como cheques, transferencias bancarias o incluso el intercambio de bienes.

En la contabilidad, los ingresos se registran en una cuenta denominada «Ingresos» o «Ventas», dependiendo del tipo de transacción. Estas cuentas se clasifican dentro de la categoría de cuentas de resultados, ya que reflejan la actividad económica de la empresa durante un período determinado.

Para registrar los ingresos, se utiliza el siguiente formato:


Cuenta de Ingresos
---------------------
Fecha    |  Concepto |  Monto
---------------------
01/01/XX | Venta de   |  $500
         | productos  |
---------------------

En este ejemplo, se registra una venta de productos por un monto de $500 en la fecha 01/01/XX. Es importante ser precisos al registrar los ingresos, indicando la fecha, el concepto y el monto correspondiente.

El registro adecuado de los ingresos nos permite tener un control sobre las entradas de dinero de la empresa, así como analizar la rentabilidad y el desempeño financiero de la misma.

2.2.2 Gastos

Los gastos, por otro lado, representan los desembolsos de dinero que la empresa realiza para adquirir bienes, servicios o pagar obligaciones. Los gastos pueden ser de diferentes tipos, como los gastos de operación (como los salarios, el alquiler, los servicios públicos), los gastos financieros (como los intereses de préstamos), los gastos de venta (como la publicidad) y los gastos administrativos (como los suministros de oficina).

Al igual que los ingresos, los gastos se registran en una cuenta específica dentro del sistema contable de la empresa. Estas cuentas se denominan «Gastos» o «Gastos de [tipo]». La clasificación de los gastos en categorías específicas facilita el análisis y el control de los mismos.

El registro de los gastos se realiza de la siguiente manera:


Cuenta de Gastos
---------------------
Fecha    |  Concepto |  Monto
---------------------
01/01/XX | Alquiler  |  $800
---------------------

En este ejemplo, se registra un gasto por concepto de alquiler por un monto de $800 en la fecha 01/01/XX. De nuevo, es importante registrar adecuadamente la fecha, el concepto y el monto correspondiente para llevar un control preciso de los gastos.

El registro y control de los gastos permite a la empresa conocer sus costos y gastos operativos, lo que a su vez contribuye a la toma de decisiones financieras y al análisis de la rentabilidad del negocio.

Conclusiones

En resumen, los ingresos y los gastos son dos elementos fundamentales en la contabilidad de una empresa. Los ingresos representan las entradas de dinero que la empresa recibe, mientras que los gastos son las salidas de dinero que la empresa realiza. El adecuado registro y control de los ingresos y los gastos nos permite tener una visión clara de la actividad económica de la empresa, así como tomar decisiones financieras informadas.

Es importante llevar un registro detallado de todas las transacciones de ingresos y gastos, utilizando un sistema contable adecuado y siguiendo las normas y principios contables establecidos. De esta manera, se garantiza la fiabilidad de la información financiera y se facilita el análisis y la toma de decisiones.

3. Principios contables

El capítulo 3 del libro «Contabilidad para Principiantes» se centra en los principios contables fundamentales. Estos principios son reglas y normas que guían el registro y la presentación de la información financiera en la contabilidad.

En este capítulo, exploraremos dos de los principios contables más importantes:

3.1 Principio de entidad: Este principio establece que los registros contables deben mantenerse separados para cada entidad económica. Esto significa que los negocios deben ser considerados como entidades separadas de sus propietarios o de otras empresas. Al aplicar este principio, se garantiza que los activos, pasivos, ingresos y gastos de una entidad se registren y presenten de manera precisa y fiable.

3.2 Principio de devengado: Este principio establece que los ingresos y gastos deben registrarse en el periodo contable en el que se generan, independientemente de cuándo se reciban o paguen en efectivo. En otras palabras, los ingresos se reconocen cuando se obtienen y los gastos se reconocen cuando se incurre en ellos, sin importar cuándo se realice la transacción monetaria.

Estos dos principios contables son fundamentales para el correcto registro y presentación de la información financiera en la contabilidad. En los siguientes subcapítulos, exploraremos en detalle cada uno de estos principios, su aplicación y su importancia en la toma de decisiones económicas.

3.1 Principio de entidad

El principio de entidad es uno de los principios fundamentales en contabilidad. Este principio establece que la entidad comercial o empresa debe ser tratada como una entidad separada y distinta de sus propietarios o de cualquier otra entidad relacionada.

En otras palabras, cuando se aplica el principio de entidad, se considera que la empresa tiene una existencia independiente y que sus transacciones y actividades deben ser registradas por separado de las transacciones personales de los propietarios.

El principio de entidad es esencial para el registro y la presentación de la información financiera de una empresa. Sin este principio, sería difícil determinar la verdadera situación financiera de la empresa, ya que los registros de las transacciones personales de los propietarios podrían mezclarse con las transacciones de la empresa.

El principio de entidad se aplica tanto a las empresas individuales como a las empresas que operan en forma de sociedades, como las sociedades anónimas o las sociedades de responsabilidad limitada. En el caso de las empresas individuales, el propietario y la empresa se consideran como entidades separadas, mientras que en el caso de las sociedades, la empresa se considera como una entidad separada de los socios.

Para aplicar el principio de entidad en la contabilidad de una empresa, es necesario llevar a cabo una serie de acciones:

  1. Crear una cuenta bancaria separada para la empresa: Esto permite que las transacciones de la empresa se registren y se realicen a través de una cuenta bancaria dedicada exclusivamente a las operaciones comerciales.
  2. Establecer un sistema de contabilidad separado: Es importante mantener registros contables separados para la empresa, que incluyan los libros diario y mayor, estados financieros y otros informes contables.
  3. Separar los activos y pasivos personales de los propietarios de los activos y pasivos de la empresa: Los activos y pasivos personales de los propietarios no deben mezclarse con los activos y pasivos de la empresa.
  4. Registrar todas las transacciones comerciales: Todas las transacciones y actividades relacionadas con la empresa deben ser registradas de manera precisa y oportuna en los libros contables de la empresa.

El principio de entidad es fundamental para garantizar la transparencia y la confiabilidad de los estados financieros de una empresa. Al aplicar este principio, se asegura que la información financiera presentada refleje de manera precisa la situación financiera y los resultados de las operaciones de la empresa. Además, permite llevar un control adecuado de los recursos de la empresa y facilita la toma de decisiones basada en información financiera confiable.

En resumen, el principio de entidad establece que la empresa debe ser tratada como una entidad separada de sus propietarios y de cualquier otra entidad relacionada. Este principio es esencial para el registro y la presentación de la información financiera de una empresa, y se aplica tanto a empresas individuales como a sociedades. Al aplicar el principio de entidad, se garantiza la transparencia y la confiabilidad de los estados financieros de la empresa, lo que facilita la toma de decisiones y el control adecuado de los recursos.

3.2 Principio de devengado

El principio de devengado es uno de los principios fundamentales de la contabilidad. Este principio establece que los ingresos y gastos deben ser reconocidos en el momento en que se generan, sin importar cuándo se cobren o paguen. Es decir, los ingresos y gastos se registran en los libros contables en el momento en que se ha realizado una transacción o se ha generado una obligación, independientemente de si se ha recibido o pagado el dinero.

Este principio es esencial para garantizar la correcta presentación de la situación financiera de una empresa. Al reconocer los ingresos y gastos en el momento en que se generan, se proporciona una imagen más precisa y fiel de las operaciones realizadas en un determinado período.

El principio de devengado se basa en el concepto de partida doble. Según este principio, cada transacción contable tiene un efecto en al menos dos cuentas. Por ejemplo, cuando se vende un producto, se registra un ingreso en la cuenta de ventas y un incremento en la cuenta de cuentas por cobrar. De esta manera, se refleja de manera precisa el impacto financiero de la transacción.

Para ilustrar el principio de devengado, consideremos el siguiente ejemplo:


Fecha       | Descripción            | Ingreso    | Gasto
-------------------------------------------------------
01/01/2022  | Venta de productos     | +$1000     | 
01/15/2022  | Pago de servicios      |            | -$500

En este ejemplo, se registra un ingreso de $1000 el 1 de enero de 2022 por la venta de productos. Aunque el dinero no se haya recibido en ese momento, se reconoce el ingreso ya que se ha generado una obligación por parte del cliente. Posteriormente, el 15 de enero de 2022 se registra un gasto de $500 por el pago de servicios. Aunque el dinero se haya pagado en esta fecha, el gasto se reconoce en el momento en que se generó la obligación de pagar los servicios.

El principio de devengado es fundamental para la correcta elaboración de los estados financieros. Al reconocer los ingresos y gastos en el momento en que se generan, se evita la distorsión de la información financiera y se proporciona una visión más precisa de la situación económica de la empresa.

Es importante tener en cuenta que el principio de devengado puede generar algunas complicaciones en la contabilidad. Por ejemplo, en el caso de las ventas a crédito, es necesario registrar el ingreso aunque el dinero no se haya recibido. Además, en el caso de los gastos, es necesario reconocerlos aunque el dinero no se haya pagado. Sin embargo, a pesar de estas complicaciones, el principio de devengado es esencial para la transparencia y confiabilidad de la información contable.

En resumen, el principio de devengado establece que los ingresos y gastos deben ser reconocidos en el momento en que se generan, independientemente de cuándo se cobren o paguen. Este principio es fundamental para la correcta presentación de la situación financiera de una empresa y se basa en el concepto de partida doble. Al aplicar este principio, se proporciona una imagen más precisa y fiable de las operaciones realizadas en un determinado período.

4. El ciclo contable

El ciclo contable es un proceso fundamental en la contabilidad que permite registrar, clasificar y resumir las transacciones económicas de una empresa. A través de este ciclo, se obtiene información financiera precisa y confiable que se utiliza para la toma de decisiones.

En este capítulo, aprenderemos sobre dos etapas clave del ciclo contable: el registro de transacciones y la elaboración de estados financieros. Estos pasos son fundamentales para mantener un control adecuado de las operaciones financieras de una empresa.

En la primera parte, abordaremos el registro de transacciones. Veremos cómo se registran y clasifican correctamente las transacciones económicas en los libros contables. Aprenderemos sobre los documentos contables y cómo utilizarlos para mantener un registro ordenado y sistemático de las operaciones financieras.

En la segunda parte, nos adentraremos en la elaboración de estados financieros. Exploraremos los diferentes tipos de estados financieros, como el balance general y el estado de resultados, y analizaremos cómo se preparan y presentan estos informes para evaluar la situación financiera de una empresa.

4.1 Registro de transacciones

El registro de transacciones es una parte fundamental de la contabilidad. Consiste en el proceso de registrar todas las transacciones financieras de una empresa de manera sistemática y ordenada. Estas transacciones pueden incluir compras, ventas, pagos, cobros, gastos, ingresos, entre otros.

El objetivo principal del registro de transacciones es mantener un registro preciso y completo de todas las operaciones financieras de la empresa. Esto permite tener un control sobre el flujo de efectivo, conocer el estado financiero de la empresa en todo momento y facilitar la toma de decisiones.

Existen diferentes métodos para llevar a cabo el registro de transacciones, pero uno de los más utilizados es el método de partida doble. Este método se basa en la premisa de que toda transacción tiene al menos dos efectos en la contabilidad, uno en el activo o el gasto y otro en el pasivo o el patrimonio.

Para llevar a cabo el registro de transacciones utilizando el método de partida doble, se utilizan cuentas contables. Estas cuentas representan diferentes categorías de activos, pasivos, ingresos y gastos. Cada cuenta tiene un saldo que puede ser deudor o acreedor.

El proceso de registro de transacciones consta de los siguientes pasos:

  1. Identificar la transacción: Es importante identificar claramente la naturaleza de la transacción y los elementos involucrados.
  2. Seleccionar las cuentas contables: Una vez identificada la transacción, se deben seleccionar las cuentas contables correspondientes para registrar los efectos de la misma.
  3. Determinar el importe: Se debe determinar el importe de la transacción y asignarlo correctamente en las cuentas contables seleccionadas.
  4. Registrar la transacción: Finalmente, se procede a registrar la transacción en el libro diario o en el software contable utilizado por la empresa. Se debe indicar la fecha, descripción de la transacción, cuentas contables involucradas y el importe correspondiente.

Es importante destacar que el registro de transacciones debe realizarse de forma periódica y sistemática. Idealmente, las transacciones deben registrarse a medida que ocurren o al menos al finalizar cada día hábil. Esto garantiza la precisión y la integridad de la información contable.

Además del registro de transacciones en el libro diario, es recomendable llevar un registro adicional en el libro mayor. El libro mayor es un resumen de todas las transacciones registradas en el libro diario, organizadas por cuenta contable.

El registro de transacciones es una herramienta fundamental para la contabilidad de una empresa. Proporciona información financiera precisa y confiable, que es clave para la toma de decisiones estratégicas y el cumplimiento de las obligaciones legales y fiscales.

En resumen, el registro de transacciones es un proceso esencial en la contabilidad de una empresa. A través de este proceso, se registran de manera sistemática y ordenada todas las transacciones financieras de la empresa. Esto permite tener un control efectivo sobre el flujo de efectivo, conocer el estado financiero de la empresa y facilitar la toma de decisiones.

4.2 Elaboración de estados financieros

La elaboración de estados financieros es una parte fundamental de la contabilidad, ya que nos permite conocer la situación financiera de una empresa en un período determinado. Los estados financieros son reportes que muestran de manera resumida la información económica y financiera de la empresa, y se utilizan tanto para la toma de decisiones internas como para la presentación a terceros, como inversionistas o entidades regulatorias.

Existen varios tipos de estados financieros, pero los más comunes son el balance general, el estado de resultados y el estado de flujos de efectivo. Cada uno de estos estados tiene características y objetivos específicos, pero en conjunto nos brindan una visión completa de la situación financiera de la empresa.

El balance general es un estado financiero que muestra la situación patrimonial de la empresa en un momento determinado. Se compone de dos partes principales: el activo y el pasivo. El activo representa los bienes y derechos de la empresa, como el efectivo, las cuentas por cobrar y los activos fijos. El pasivo representa las obligaciones y deudas de la empresa, como los préstamos, las cuentas por pagar y los impuestos por pagar. La diferencia entre el activo y el pasivo es el patrimonio neto de la empresa.

El estado de resultados es un estado financiero que muestra los ingresos y gastos de la empresa en un período determinado. Nos permite conocer si la empresa ha obtenido ganancias o pérdidas durante ese período. El estado de resultados se compone de varias secciones, como las ventas, los costos de producción, los gastos administrativos y los impuestos. Al final, se calcula el resultado neto, que puede ser positivo (ganancia) o negativo (pérdida).

El estado de flujos de efectivo es un estado financiero que muestra los movimientos de efectivo de la empresa en un período determinado. Nos permite conocer los ingresos y egresos de efectivo, así como las fuentes de financiamiento utilizadas por la empresa. El estado de flujos de efectivo se divide en tres secciones principales: las actividades operativas, las actividades de inversión y las actividades de financiamiento.

La elaboración de estos estados financieros requiere de una serie de pasos y procedimientos. En primer lugar, es necesario recopilar toda la información financiera de la empresa, como los registros contables, los comprobantes de ingresos y gastos, y los estados de cuenta bancarios. Esta información debe ser organizada y clasificada de acuerdo a las normas contables establecidas.

Una vez recopilada y clasificada la información, se procede a realizar los cálculos necesarios para elaborar los estados financieros. Por ejemplo, para elaborar el balance general, se deben sumar los valores de los activos y los pasivos, y restar el pasivo del activo para obtener el patrimonio neto. Para elaborar el estado de resultados, se deben restar los gastos de los ingresos para obtener el resultado neto.

Es importante destacar que la elaboración de estados financieros requiere de conocimientos contables y de un adecuado manejo de herramientas informáticas, como hojas de cálculo o software contable. Además, es necesario cumplir con las normas contables establecidas por los organismos reguladores, como el International Financial Reporting Standards (IFRS) o las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF).

Una vez elaborados los estados financieros, es importante analizarlos y interpretarlos correctamente. Esto nos permitirá tomar decisiones informadas y evaluar la situación financiera de la empresa. Es recomendable contar con el apoyo de profesionales en contabilidad o consultores financieros para realizar este análisis de manera adecuada.

En resumen, la elaboración de estados financieros es una tarea fundamental en la contabilidad, ya que nos permite conocer la situación financiera de una empresa. A través de los estados financieros, podemos analizar los activos, pasivos, ingresos y gastos de la empresa, y evaluar su desempeño económico. Es importante seguir los procedimientos y normas contables establecidas para garantizar la confiabilidad y veracidad de la información presentada en los estados financieros.

5. Estados financieros básicos

En este capítulo, exploraremos los estados financieros básicos que son utilizados para analizar y evaluar la situación económica de una empresa. Estos estados financieros proporcionan información clave sobre los recursos, las obligaciones y el rendimiento financiero de una organización.

5.1 Balance general

El balance general, también conocido como estado de situación financiera, es un informe que muestra la situación financiera de una empresa en un momento determinado. Este estado financiero se compone de tres elementos principales: activos, pasivos y patrimonio neto.

El balance general refleja los activos de la empresa, que son los recursos económicos de los que dispone, como efectivo, cuentas por cobrar, inventarios y activos fijos. También muestra los pasivos, que son las obligaciones o deudas de la empresa, como cuentas por pagar, préstamos y obligaciones fiscales. Por último, el balance general muestra el patrimonio neto, que representa la inversión de los propietarios en la empresa.

5.2 Estado de resultados

El estado de resultados, también conocido como estado de pérdidas y ganancias, es un informe que muestra los ingresos, los gastos y el resultado neto de una empresa durante un período de tiempo determinado. Este estado financiero proporciona información sobre la rentabilidad y el rendimiento financiero de la empresa.

El estado de resultados muestra los ingresos por ventas, los costos de producción, los gastos operativos y los impuestos pagados. Al restar los gastos de los ingresos, se obtiene el resultado neto, que puede ser una ganancia o una pérdida. Este estado financiero es fundamental para evaluar la eficiencia y la rentabilidad de una empresa.

5.1 Balance general

El balance general es uno de los estados financieros más importantes en contabilidad. También se conoce como estado de situación financiera. Este documento proporciona una imagen clara de la situación económica y financiera de una empresa en un momento específico.

El balance general se divide en dos partes principales: el activo y el pasivo. El activo representa los recursos y bienes de una empresa, mientras que el pasivo representa las obligaciones y deudas.

El activo se subdivide en activo corriente y activo no corriente. El activo corriente incluye los activos líquidos y aquellos que se espera que se conviertan en efectivo en el corto plazo, como el efectivo en caja, las cuentas por cobrar y los inventarios. El activo no corriente incluye los activos fijos, como los terrenos, edificios y maquinarias.

El pasivo se subdivide en pasivo corriente y pasivo no corriente. El pasivo corriente incluye las obligaciones y deudas que deben pagarse en el corto plazo, como las cuentas por pagar y los préstamos a corto plazo. El pasivo no corriente incluye las obligaciones y deudas a largo plazo, como los préstamos hipotecarios y las obligaciones financieras a largo plazo.

El tercer componente del balance general es el patrimonio neto, que representa la diferencia entre los activos y los pasivos de una empresa. El patrimonio neto se divide en capital social, reservas y utilidades acumuladas. El capital social representa las aportaciones de los socios o accionistas, mientras que las reservas son las utilidades retenidas por la empresa para reinvertir en su crecimiento. Las utilidades acumuladas son las ganancias acumuladas a lo largo del tiempo.

A continuación, se presenta un ejemplo básico de un balance general:

Empresa XYZ
Balance General al 31 de diciembre de 20XX
Activo
Activo corriente:
- Efectivo en caja: $10,000
- Cuentas por cobrar: $20,000
- Inventarios: $15,000
Total activo corriente: $45,000
Activo no corriente:
- Terrenos: $50,000
- Edificios: $100,000
- Maquinarias: $80,000
Total activo no corriente: $230,000
Pasivo
Pasivo corriente:
- Cuentas por pagar: $15,000
- Préstamos a corto plazo: $10,000
Total pasivo corriente: $25,000
Pasivo no corriente:
- Préstamos hipotecarios: $150,000
- Obligaciones financieras a largo plazo: $50,000
Total pasivo no corriente: $200,000
Patrimonio Neto
- Capital social: $100,000
- Reservas: $20,000
- Utilidades acumuladas: $30,000
Total patrimonio neto: $150,000
Total Activo: $275,000
Total Pasivo + Patrimonio Neto: $275,000

El balance general es una herramienta fundamental para los empresarios y contadores, ya que permite evaluar la solidez financiera de una empresa y su capacidad para cumplir con sus obligaciones. También es útil para los inversionistas y acreedores, ya que les proporciona información clave para tomar decisiones sobre la empresa.

Es importante destacar que el balance general refleja la situación financiera de una empresa en un momento específico y debe ser actualizado periódicamente para reflejar los cambios en los activos, pasivos y patrimonio neto. Además, el balance general debe ser elaborado de acuerdo con los principios contables y las normas internacionales de información financiera para garantizar su precisión y confiabilidad.

En resumen, el balance general es una herramienta esencial en contabilidad que muestra la situación financiera de una empresa en un momento determinado. Proporciona información valiosa sobre los activos, pasivos y patrimonio neto, lo que permite evaluar la salud financiera de una empresa y tomar decisiones informadas.

5.2 Estado de resultados

El estado de resultados es uno de los estados financieros más importantes en contabilidad. También se conoce como la cuenta de pérdidas y ganancias, ya que muestra los ingresos y gastos de una empresa durante un período de tiempo determinado. Este estado financiero es fundamental para evaluar el desempeño financiero de una empresa y determinar si ha obtenido ganancias o pérdidas.

El estado de resultados se divide en varias secciones clave que nos permiten analizar y comprender mejor la situación financiera de la empresa. Estas secciones incluyen:

  • Ingresos: Esta sección muestra todos los ingresos generados por la empresa durante el período contable. Esto puede incluir ventas de productos o servicios, ingresos por alquileres, intereses ganados, entre otros.
  • Costo de ventas: Esta sección muestra los costos directamente relacionados con la producción o adquisición de los bienes o servicios vendidos por la empresa. Esto puede incluir el costo de los materiales, mano de obra directa y gastos indirectos de fabricación.
  • Gastos operativos: Aquí se registran todos los gastos necesarios para mantener y administrar la empresa. Esto puede incluir los gastos de ventas, los gastos de marketing, los gastos administrativos, los gastos de investigación y desarrollo, entre otros.
  • Gastos financieros: Esta sección muestra los intereses y otros gastos relacionados con la financiación de la empresa. Esto puede incluir intereses pagados sobre préstamos, gastos bancarios, comisiones por servicios financieros, entre otros.
  • Ingresos financieros: Aquí se registran los ingresos generados por inversiones financieras, como intereses ganados sobre depósitos bancarios, dividendos recibidos de acciones, entre otros.
  • Impuestos: Esta sección muestra los impuestos que la empresa debe pagar sobre sus ganancias. Esto puede incluir impuestos sobre la renta, impuestos a las ventas, entre otros.
  • Ganancias o pérdidas extraordinarias: En algunos casos, una empresa puede tener ganancias o pérdidas extraordinarias que no están relacionadas con sus actividades operativas normales. Estas ganancias o pérdidas se registran en esta sección.

Una vez que se han registrado todos los ingresos y gastos en el estado de resultados, se realiza un cálculo para determinar si la empresa ha obtenido ganancias o pérdidas. Este cálculo se realiza restando los gastos totales de los ingresos totales. Si el resultado es positivo, la empresa ha obtenido ganancias. Si el resultado es negativo, la empresa ha sufrido pérdidas.

El estado de resultados es una herramienta esencial para los propietarios de empresas, los inversores y los bancos, ya que les permite evaluar la rentabilidad y la viabilidad financiera de una empresa. También es utilizado por los gerentes y directores para tomar decisiones informadas sobre el futuro de la empresa.

Es importante tener en cuenta que el estado de resultados muestra solo los resultados financieros de la empresa durante un período de tiempo determinado y no refleja necesariamente su situación financiera general. Para obtener una imagen más completa de la situación financiera de la empresa, es necesario analizar también otros estados financieros, como el balance general y el estado de flujo de efectivo.

A continuación, se muestra un ejemplo simplificado de un estado de resultados:


           Ingresos:                      $100,000
           Costo de ventas:               $ 60,000
           Gastos operativos:             $ 20,000
           Gastos financieros:            $   5,000
           Ingresos financieros:          $   2,000
           Impuestos:                     $   8,000
           Ganancias extraordinarias:     $   3,000
           
           Total de ingresos:             $100,000
           Total de gastos:               $ 95,000
           
           Ganancias antes de impuestos:   $  5,000
           Impuestos:                     $   8,000
           
           Ganancias netas:                ($ 3,000)

En este ejemplo, la empresa ha tenido un total de ingresos de $100,000. Después de restar los costos de ventas, los gastos operativos, los gastos financieros, los ingresos financieros, los impuestos y las ganancias extraordinarias, se obtiene una ganancia antes de impuestos de $5,000. Sin embargo, después de pagar impuestos, la empresa tiene una pérdida neta de $3,000.

En resumen, el estado de resultados es un estado financiero clave que muestra los ingresos y gastos de una empresa durante un período de tiempo determinado. Nos permite evaluar la rentabilidad y la viabilidad financiera de una empresa. Es importante analizar este estado financiero en conjunto con otros estados financieros para obtener una imagen completa de la situación financiera de la empresa.

6. Análisis e interpretación de estados financieros

El capítulo 6 del libro «Contabilidad para Principiantes» se enfoca en el análisis e interpretación de estados financieros. En este capítulo, aprenderemos a utilizar herramientas que nos permitirán evaluar la situación financiera de una empresa y tomar decisiones informadas.

En la primera sección, exploraremos los ratios financieros. Los ratios son indicadores numéricos que nos ayudan a medir la salud financiera de una empresa. Aprenderemos a calcular y analizar diferentes ratios como el ratio de liquidez, el ratio de endeudamiento y el ratio de rentabilidad. Estos ratios nos proporcionarán información valiosa sobre la capacidad de la empresa para pagar sus deudas, generar ganancias y utilizar eficientemente sus recursos.

En la segunda sección, nos adentraremos en las tendencias y comparaciones. Aprenderemos a analizar los estados financieros de una empresa a lo largo del tiempo y a compararlos con los de otras empresas en el mismo sector. Esto nos permitirá identificar patrones, detectar cambios significativos y evaluar el desempeño relativo de la empresa.

El análisis e interpretación de estados financieros es una habilidad fundamental para cualquier persona interesada en comprender la salud financiera de una empresa. A través de este capítulo, adquiriremos las herramientas necesarias para tomar decisiones informadas y estratégicas basadas en la información financiera disponible.

6.1 Ratios financieros

Los ratios financieros son herramientas clave en el análisis de la salud financiera de una empresa. Estos ratios permiten evaluar la eficiencia, solvencia y rentabilidad de una compañía, brindando una visión detallada de su desempeño financiero. En este capítulo, exploraremos los principales ratios financieros utilizados en contabilidad y cómo interpretarlos.

6.1.1 Ratios de liquidez

Los ratios de liquidez miden la capacidad de una empresa para cumplir con sus obligaciones a corto plazo. Estos ratios son especialmente importantes para evaluar la solvencia de una empresa y su capacidad para hacer frente a sus deudas. A continuación, se presentan algunos de los ratios de liquidez más comunes:

  • Ratio de liquidez corriente: Este ratio compara los activos corrientes de una empresa con sus pasivos corrientes. Se calcula dividiendo los activos corrientes entre los pasivos corrientes. Un ratio superior a 1 indica que la empresa tiene suficientes activos líquidos para cubrir sus deudas a corto plazo.
  • Ratio de prueba ácida: También conocido como ratio de liquidez rápida, este ratio excluye los inventarios de los activos corrientes. Se calcula dividiendo los activos líquidos (efectivo, equivalentes de efectivo y cuentas por cobrar) entre los pasivos corrientes. Un ratio superior a 1 indica que la empresa puede cumplir con sus obligaciones a corto plazo sin depender de la venta de inventarios.

6.1.2 Ratios de rentabilidad

Los ratios de rentabilidad evalúan la capacidad de una empresa para generar ganancias en relación con sus recursos y ventas. Estos ratios son esenciales para comprender la eficiencia y rentabilidad de una empresa. A continuación, se presentan algunos de los ratios de rentabilidad más utilizados:

  • Ratio de margen de beneficio bruto: Este ratio mide el porcentaje de beneficio bruto que una empresa obtiene de sus ventas. Se calcula dividiendo el beneficio bruto entre las ventas. Un margen de beneficio bruto alto indica que la empresa está obteniendo un buen rendimiento de sus operaciones.
  • Ratio de margen de beneficio neto: Este ratio muestra el porcentaje de beneficio neto que una empresa obtiene de sus ventas. Se calcula dividiendo el beneficio neto entre las ventas. Un margen de beneficio neto alto indica que la empresa está obteniendo un buen rendimiento después de deducir todos los gastos.

6.1.3 Ratios de endeudamiento

Los ratios de endeudamiento ayudan a evaluar la estructura financiera de una empresa y su capacidad para hacer frente a sus obligaciones a largo plazo. Estos ratios son fundamentales para evaluar el riesgo financiero de una empresa. A continuación, se presentan algunos de los ratios de endeudamiento más importantes:

  • Ratio de endeudamiento total: Este ratio muestra la proporción de deuda de una empresa en relación con sus activos totales. Se calcula dividiendo la deuda total entre los activos totales. Un ratio alto indica que la empresa está financiando gran parte de sus activos con deuda.
  • Ratio de cobertura de intereses: Este ratio indica la capacidad de una empresa para hacer frente a sus gastos de intereses con sus ganancias operativas. Se calcula dividiendo el beneficio antes de impuestos e intereses entre los gastos de intereses. Un ratio superior a 1 indica que la empresa puede cubrir cómodamente sus gastos de intereses.

Conclusión

Los ratios financieros son herramientas esenciales para evaluar la salud financiera de una empresa. Los ratios de liquidez, rentabilidad y endeudamiento proporcionan información valiosa sobre la eficiencia, solvencia y rentabilidad de una empresa. Al comprender y utilizar estos ratios, los principiantes en contabilidad pueden tener una visión más clara de la situación financiera de una empresa y tomar decisiones informadas.

6.2 Tendencias y comparaciones

En el mundo de la contabilidad, es esencial mantenerse al día con las últimas tendencias y comparar los datos financieros para tomar decisiones informadas. En este capítulo, exploraremos algunas de las tendencias más importantes en el campo de la contabilidad y cómo realizar comparaciones efectivas.

Una de las tendencias más destacadas en la contabilidad es el uso de la tecnología. Cada vez más empresas están utilizando software de contabilidad avanzado para agilizar sus procesos y mejorar la precisión de sus informes financieros. Los sistemas de contabilidad automatizados permiten realizar un seguimiento en tiempo real de los ingresos y gastos, generar informes financieros detallados y simplificar la conciliación bancaria. Además, la tecnología también ha facilitado el acceso a la información financiera a través de dispositivos móviles, lo que permite a los contadores y empresarios acceder a los datos en cualquier momento y lugar.

Otra tendencia importante en la contabilidad es el enfoque en la sostenibilidad y la responsabilidad social. Cada vez más empresas están reconociendo la importancia de reportar no solo sus ganancias, sino también su impacto ambiental y social. Los informes de sostenibilidad se han convertido en una herramienta clave para evaluar el desempeño de una empresa en términos de responsabilidad social y medioambiental. Estos informes incluyen métricas como las emisiones de carbono, el consumo de agua y las prácticas laborales justas. La contabilidad sostenible permite a las empresas evaluar su impacto global y trabajar hacia un modelo de negocio más ético y sostenible.

Al realizar comparaciones en contabilidad, es importante tener en cuenta algunas consideraciones clave. En primer lugar, es fundamental comparar datos financieros de períodos similares. Comparar los resultados de un trimestre con los de otro trimestre o los de un año con los de otro año proporciona una visión más precisa del rendimiento financiero de una empresa. También es importante ajustar los datos para tener en cuenta factores externos que podrían afectar los resultados, como cambios en las tasas de interés o en la legislación fiscal.

Además, al realizar comparaciones, es esencial tener en cuenta las diferencias en el tamaño y la industria de las empresas. No es realista comparar directamente los datos financieros de una pequeña empresa con los de una empresa multinacional. Es importante utilizar ratios financieros y métricas comparativas que tengan en cuenta estas diferencias, como el ROA (Return on Assets) o el ROI (Return on Investment).

Otra herramienta útil para realizar comparaciones es el análisis de tendencias. Este tipo de análisis implica examinar los datos financieros a lo largo del tiempo para identificar patrones o cambios significativos. Por ejemplo, puede ser útil comparar los ingresos de una empresa en los últimos cinco años para determinar si hay una tendencia de crecimiento o disminución. El análisis de tendencias también puede ayudar a identificar problemas potenciales, como un aumento constante en los gastos o una disminución en la rentabilidad.

En resumen, en este capítulo hemos explorado algunas de las tendencias más importantes en el campo de la contabilidad, como el uso de la tecnología y el enfoque en la sostenibilidad y la responsabilidad social. También hemos discutido la importancia de realizar comparaciones efectivas en contabilidad, teniendo en cuenta consideraciones clave como los períodos de tiempo y las diferencias en el tamaño y la industria de las empresas. El análisis de tendencias y el uso de ratios financieros son herramientas valiosas para evaluar el rendimiento financiero y tomar decisiones informadas.

7. Contabilidad para pequeñas empresas

En el capítulo 7 de nuestro libro «Contabilidad para Principiantes», nos adentraremos en la contabilidad para pequeñas empresas. Este capítulo está diseñado para aquellos emprendedores y propietarios de pequeñas empresas que desean aprender los fundamentos de la contabilidad y cómo aplicarlos en su negocio.

En la primera parte de este capítulo, exploraremos el registro de ingresos y gastos. Aprenderás cómo mantener un registro preciso y detallado de todos los ingresos y gastos de tu empresa. Esto te permitirá tener una visión clara de la situación financiera de tu negocio y tomar decisiones informadas basadas en datos reales.

En la segunda parte de este capítulo, nos enfocaremos en el control de inventario. Descubrirás la importancia de llevar un registro actualizado de tu inventario, tanto para controlar las existencias como para realizar un seguimiento de las ventas y las pérdidas. Aprenderás diferentes métodos para llevar un control eficiente de tu inventario y maximizar tus ganancias.

7.1 Registro de ingresos y gastos

El registro de ingresos y gastos es una parte fundamental de la contabilidad. Permite tener un control detallado de todas las transacciones económicas que realiza una empresa o individuo. En este subcapítulo, aprenderemos cómo llevar a cabo el registro de ingresos y gastos de manera eficiente.

El objetivo principal del registro de ingresos y gastos es mantener un registro preciso y ordenado de todas las transacciones económicas. Esto es crucial para tener una visión clara de la situación financiera de la empresa y facilitar la toma de decisiones.

7.1.1 Tipos de ingresos y gastos

Antes de comenzar a registrar las transacciones, es importante comprender los diferentes tipos de ingresos y gastos que pueden surgir en una empresa. Algunos ejemplos comunes incluyen:

  • Ingresos: Ventas de productos o servicios, ingresos por alquiler, intereses ganados, entre otros.
  • Gastos: Compras de materiales, pago de salarios, alquiler de oficinas, gastos de publicidad, entre otros.

Es fundamental clasificar correctamente los ingresos y gastos para facilitar su registro y seguimiento posterior.

7.1.2 Métodos de registro

Existen diferentes métodos para llevar a cabo el registro de ingresos y gastos. A continuación, se presentan dos de los métodos más utilizados:

Método manual

Este método implica el uso de libros o registros contables físicos, como el libro diario y el libro mayor. Cada transacción se registra manualmente, anotando la fecha, descripción, monto y categoría (ingreso o gasto). Este método puede ser adecuado para pequeñas empresas con un volumen de transacciones bajo.

Método digital

En la actualidad, muchas empresas optan por utilizar software contable o aplicaciones móviles para llevar a cabo el registro de ingresos y gastos. Estas herramientas permiten automatizar gran parte del proceso, generando informes financieros y facilitando el análisis de datos. Además, ofrecen la ventaja de poder acceder a la información desde cualquier lugar y en cualquier momento.

7.1.3 Pasos para el registro de ingresos y gastos

A continuación, se presentan los pasos básicos para llevar a cabo el registro de ingresos y gastos:

  1. Recopilar la documentación: es importante contar con todos los comprobantes y facturas de las transacciones realizadas.
  2. Clasificar los ingresos y gastos: organizar las transacciones según su categoría para facilitar su registro.
  3. Registrar las transacciones: anotar en el libro diario o en el software contable la fecha, descripción, monto y categoría de cada transacción.
  4. Revisar y conciliar: es fundamental revisar periódicamente los registros para asegurarse de que estén completos y correctos. Además, es importante conciliar los registros con los extractos bancarios o tarjetas de crédito.
  5. Generar informes financieros: utilizar los registros de ingresos y gastos para generar informes financieros, como el estado de resultados y el balance general.

El registro de ingresos y gastos es un proceso continuo que debe llevarse a cabo de forma regular. Mantener un registro actualizado y preciso es esencial para una contabilidad efectiva y una toma de decisiones informada.

En resumen, el registro de ingresos y gastos es una parte fundamental de la contabilidad. Permite mantener un control detallado de todas las transacciones económicas y facilita la toma de decisiones. Existen diferentes métodos para llevar a cabo el registro, como el método manual y el método digital. Además, es importante seguir los pasos adecuados para registrar y revisar las transacciones. Mantener un registro actualizado y preciso es esencial para una contabilidad efectiva.

7.2 Control de inventario

El control de inventario es una parte crucial de la contabilidad para principiantes. El inventario se refiere a los bienes que una empresa tiene en stock para la venta o para su uso en el proceso de producción. Para una empresa minorista, el inventario consiste en los productos que se encuentran en las estanterías de la tienda. Para una empresa de fabricación, el inventario puede incluir materias primas, productos en proceso y productos terminados.

El objetivo del control de inventario es asegurarse de que la empresa tenga suficiente inventario para satisfacer la demanda de los clientes, pero sin tener un exceso que pueda generar costos innecesarios. Un inventario insuficiente puede resultar en la pérdida de ventas, mientras que un inventario excesivo puede llevar a costos de almacenamiento y obsolescencia.

Existen diferentes métodos para llevar a cabo el control de inventario, algunos de los más comunes son:

7.2.1 Método del costo promedio ponderado

Este método calcula el costo promedio de los productos en inventario. Se divide el costo total de los productos entre la cantidad de unidades en stock. Este costo promedio se utiliza para valorar las ventas y el inventario final. Es un método sencillo de implementar y puede ser útil para empresas con productos homogéneos y fluctuaciones de precios.

7.2.2 Método FIFO (First In, First Out)

Este método asume que los productos que se venden primero son los que ingresaron primero al inventario. Es decir, se considera que los productos más antiguos son los primeros en salir. Este método es útil cuando los productos tienen una fecha de caducidad o cuando hay una variación significativa en los precios de los productos a lo largo del tiempo.

7.2.3 Método LIFO (Last In, First Out)

Este método asume que los productos que se venden primero son los que ingresaron más recientemente al inventario. Es decir, se considera que los productos más nuevos son los primeros en salir. Este método puede ser útil para empresas que desean minimizar los impuestos, ya que los productos más nuevos suelen tener un costo más alto.

Además de estos métodos, también es importante llevar un registro actualizado del inventario en tiempo real. Esto se puede lograr mediante el uso de sistemas de gestión de inventario, que permiten realizar un seguimiento de las entradas y salidas de productos, así como de las existencias actuales.

El control de inventario también implica realizar recuentos físicos periódicos para verificar que los registros coincidan con la cantidad real de productos en stock. Esto ayuda a identificar posibles pérdidas por robo o daños.

En resumen, el control de inventario es fundamental para una buena gestión financiera. Permite a las empresas mantener un equilibrio entre tener suficiente inventario para satisfacer la demanda de los clientes y evitar el exceso que pueda generar costos innecesarios. Los métodos de valoración del inventario y los sistemas de gestión de inventario son herramientas clave para lograr este control.

8. Contabilidad para emprendedores




Contabilidad para Principiantes

Capítulo 8: Contabilidad para emprendedores

En este capítulo, aprenderemos sobre la contabilidad para emprendedores. Exploraremos dos aspectos importantes de la contabilidad empresarial: el registro de inversiones y financiamiento, así como el presupuesto y control de costos.

8.1 Registro de inversiones y financiamiento

En esta sección, descubriremos cómo llevar un registro adecuado de las inversiones y financiamiento en un negocio. Aprenderemos a identificar las diferentes fuentes de financiamiento y cómo registrarlas adecuadamente en los libros contables.

8.2 Presupuesto y control de costos

En esta sección, exploraremos la importancia de establecer un presupuesto y controlar los costos en un negocio. Aprenderemos cómo crear un presupuesto efectivo y cómo hacer un seguimiento de los gastos para asegurarnos de que estamos operando de manera rentable.


8.1 Registro de inversiones y financiamiento

El registro de inversiones y financiamiento es una parte fundamental de la contabilidad empresarial. En este subcapítulo, aprenderemos cómo registrar y clasificar las inversiones y el financiamiento de una empresa.

Las inversiones son los activos que una empresa adquiere con la intención de obtener beneficios económicos a largo plazo. Estas inversiones pueden ser en acciones de otras empresas, bonos, propiedades o cualquier otro activo que genere ingresos para la empresa.

El financiamiento, por otro lado, se refiere a los recursos que una empresa obtiene para financiar sus operaciones. Esto puede incluir préstamos bancarios, emisión de bonos o acciones, o cualquier otra forma de obtener capital para la empresa.

Para registrar las inversiones y el financiamiento, se utilizan diferentes cuentas en el libro mayor de la empresa. Estas cuentas se clasifican en activos, pasivos y patrimonio neto.

Registro de inversiones

Para registrar una inversión, se utiliza la cuenta de activos correspondiente. Por ejemplo, si una empresa adquiere acciones de otra empresa, se debe registrar en la cuenta de «Inversiones en acciones». Si la empresa adquiere una propiedad, se registra en la cuenta de «Inversiones en propiedades».

Es importante registrar el valor de adquisición de la inversión en el momento de la compra. Si el valor de la inversión cambia en el futuro, se debe realizar un ajuste en la cuenta correspondiente para reflejar el nuevo valor.

Además, es necesario registrar los ingresos generados por las inversiones. Por ejemplo, si la empresa recibe dividendos de las acciones que posee, estos ingresos se registran en la cuenta de «Ingresos por inversiones». De esta manera, se mantiene un registro claro de los ingresos generados por las inversiones de la empresa.

Registro de financiamiento

El registro del financiamiento se realiza en las cuentas de pasivos y patrimonio neto. Si una empresa obtiene un préstamo bancario, se registra en la cuenta de «Préstamos bancarios» como un pasivo. Si la empresa emite bonos o acciones, se registra en la cuenta de «Emisión de bonos» o «Emisión de acciones» como parte del patrimonio neto.

Es importante registrar el valor del financiamiento recibido en el momento de la obtención. Si el valor del financiamiento cambia en el futuro, se debe realizar un ajuste en la cuenta correspondiente para reflejar el nuevo valor.

Además, es necesario registrar los gastos e intereses relacionados con el financiamiento. Por ejemplo, si la empresa paga intereses por un préstamo bancario, estos gastos se registran en la cuenta de «Gastos por intereses». De esta manera, se mantiene un registro claro de los gastos relacionados con el financiamiento de la empresa.

Conclusiones

El registro de inversiones y financiamiento es esencial para mantener un control adecuado de los activos, pasivos y patrimonio neto de una empresa. A través de la correcta clasificación y registro de estas transacciones, se puede obtener una imagen clara de la situación financiera de la empresa y tomar decisiones informadas.

Es importante contar con un sistema contable confiable y actualizado, que permita registrar y mantener un seguimiento adecuado de las inversiones y el financiamiento de la empresa. Esto facilitará la elaboración de informes financieros precisos y ayudará a los gerentes y accionistas a evaluar el desempeño y la salud financiera de la empresa.

En resumen, el registro de inversiones y financiamiento es una parte esencial de la contabilidad empresarial. A través de un adecuado registro y clasificación de estas transacciones, se puede mantener un control financiero efectivo y tomar decisiones informadas para el crecimiento y éxito de la empresa.

8.2 Presupuesto y control de costos

El presupuesto y el control de costos son herramientas fundamentales en la gestión financiera de una empresa. Permiten planificar y controlar la utilización de los recursos económicos de manera eficiente, lo que contribuye a la toma de decisiones acertadas y al logro de los objetivos empresariales.

El presupuesto es una herramienta que permite estimar y planificar los ingresos y gastos de una empresa para un período determinado de tiempo. Su elaboración implica un análisis detallado de las necesidades y recursos de la empresa, así como una proyección realista de las ventas, los costos y los gastos. El presupuesto puede ser anual, mensual, trimestral o incluso semanal, dependiendo de las necesidades de la empresa.

Existen diferentes tipos de presupuestos que se utilizan en la gestión empresarial. Algunos de los más comunes son:

  • Presupuesto de ventas: Estima las ventas que se espera realizar en un período determinado. Es fundamental para planificar la producción y el nivel de inventario.
  • Presupuesto de gastos operativos: Estima los gastos necesarios para la operación diaria de la empresa, como alquiler, salarios, suministros, entre otros.
  • Presupuesto de inversiones: Estima los gastos necesarios para adquirir activos fijos, como maquinaria, equipos, terrenos, entre otros.
  • Presupuesto de efectivo: Estima los ingresos y egresos de efectivo en un período determinado. Permite evaluar la liquidez de la empresa y planificar el financiamiento necesario.

Una vez que se ha elaborado el presupuesto, es fundamental llevar un control de costos para comparar los resultados reales con los estimados. Esto permite identificar desviaciones y tomar medidas correctivas en caso de ser necesario. El control de costos implica el registro y seguimiento de los costos en cada área de la empresa, así como la comparación con los estándares establecidos en el presupuesto.

Existen diferentes metodologías y herramientas para llevar a cabo el control de costos. Algunas de las más utilizadas son:

  • Análisis de varianza: Permite comparar los costos reales con los costos estimados en el presupuesto. Se calcula la diferencia entre ambos y se determinan las causas de las desviaciones.
  • Costeo estándar: Consiste en establecer estándares de costos para cada actividad o proceso de la empresa. Luego se compara el costo real con el costo estándar y se analizan las diferencias.
  • Control de gastos: Implica llevar un registro detallado de los gastos y compararlos con los presupuestados. Permite identificar áreas de la empresa donde se pueden reducir los gastos.
  • Análisis de rentabilidad: Permite evaluar la rentabilidad de cada producto o servicio ofrecido por la empresa. Se compara el margen de contribución con los costos y gastos para determinar la rentabilidad de cada ítem.

El presupuesto y el control de costos son herramientas indispensables en la gestión financiera de una empresa. Permiten tomar decisiones fundamentadas, planificar el uso de los recursos y evaluar el desempeño de la empresa. Es importante que los empresarios y emprendedores comprendan la importancia de estas herramientas y las utilicen de manera adecuada para lograr el éxito en sus negocios.

9. Ética y responsabilidad en la contabilidad

En el campo de la contabilidad, la ética y la responsabilidad son valores fundamentales que guían la profesión contable. La ética se refiere a los principios morales y las normas de conducta que deben seguir los contadores en el ejercicio de su trabajo. La responsabilidad, por su parte, implica asumir las consecuencias de las acciones y decisiones tomadas en el ámbito contable.

En este capítulo exploraremos los valores éticos en la profesión contable y su importancia para garantizar la integridad y la confianza en la información financiera. También analizaremos la responsabilidad social corporativa y cómo las empresas pueden contribuir al bienestar de la sociedad a través de prácticas contables responsables.

9.1 Valores éticos en la profesión contable

La contabilidad es una disciplina que implica una gran responsabilidad, ya que los contadores tienen acceso a información financiera confidencial y desempeñan un papel fundamental en la toma de decisiones empresariales. Por esta razón, es de vital importancia que los profesionales de la contabilidad mantengan altos estándares éticos en su trabajo.

Los valores éticos son principios fundamentales que guían el comportamiento de los contadores y les permiten cumplir con su deber de manera justa, honesta y responsable. A continuación, se presentan algunos de los valores éticos más importantes en la profesión contable:

Honestidad

La honestidad es el valor ético fundamental en la contabilidad. Los contadores deben ser sinceros y veraces en todas sus acciones y comunicaciones. Esto implica presentar la información financiera de manera precisa y objetiva, sin ocultar ni distorsionar los hechos. La honestidad también implica ser transparente en el manejo de los recursos financieros y cumplir con las leyes y regulaciones aplicables.

Confidencialidad

La confidencialidad es otro valor ético crucial en la profesión contable. Los contadores tienen acceso a información financiera confidencial de las organizaciones para las que trabajan, y es su responsabilidad protegerla y mantenerla en secreto. Esto implica no divulgar información confidencial a personas no autorizadas y no utilizarla en beneficio personal o de terceros.

Integridad

La integridad se refiere a la rectitud y la honradez en el comportamiento profesional. Los contadores deben actuar de acuerdo con los principios éticos y los estándares profesionales establecidos. Esto implica evitar conflictos de interés y actuar de manera imparcial y objetiva en todas las situaciones. La integridad también implica rechazar cualquier tipo de comportamiento fraudulento o deshonesto.

Competencia

La competencia profesional es un valor ético esencial en la contabilidad. Los contadores deben poseer los conocimientos y habilidades necesarios para desempeñar su trabajo de manera competente. Esto implica mantenerse actualizados con los cambios en las normas contables y las regulaciones fiscales, y buscar continuamente oportunidades de aprendizaje y desarrollo profesional.

Responsabilidad

La responsabilidad es otro valor ético clave en la profesión contable. Los contadores son responsables de sus acciones y decisiones, y deben asumir la responsabilidad de los resultados de su trabajo. Esto implica cumplir con los plazos establecidos, mantener registros precisos y completos, y ser conscientes del impacto de sus decisiones en las organizaciones y en la sociedad en general.

Independencia

La independencia es un valor ético fundamental en la contabilidad. Los contadores deben actuar de manera independiente y objetiva, sin verse influenciados por intereses personales o externos. Esto implica evitar cualquier forma de conflicto de interés y mantener la imparcialidad en la toma de decisiones. La independencia también implica no permitir presiones indebidas que puedan comprometer la integridad y la objetividad.

En resumen, los valores éticos desempeñan un papel crucial en la profesión contable. La honestidad, la confidencialidad, la integridad, la competencia, la responsabilidad y la independencia son algunos de los valores fundamentales que los contadores deben cultivar y mantener en su trabajo diario. Al hacerlo, contribuyen a fortalecer la confianza en la profesión contable y a garantizar la integridad y la transparencia en la información financiera.

9.2 Responsabilidad social corporativa

La responsabilidad social corporativa (RSC) es un concepto que se refiere a la gestión ética y responsable de las empresas en su relación con la sociedad y el medio ambiente. Se trata de un enfoque que busca integrar consideraciones económicas, sociales y medioambientales en todas las actividades de la empresa.

La RSC implica que las empresas asuman la responsabilidad de sus impactos en la sociedad y el medio ambiente, y que trabajen para minimizar los impactos negativos y maximizar los impactos positivos. Esto implica que las empresas deben ir más allá del cumplimiento de las leyes y regulaciones, y adoptar prácticas y políticas que contribuyan al bienestar de la sociedad y la sostenibilidad del planeta.

La RSC abarca diferentes áreas de actuación, que incluyen:

  • Ética empresarial: implica que las empresas actúen de manera ética en todas sus operaciones y relaciones comerciales. Esto implica respetar los derechos humanos, evitar la corrupción y la discriminación, y promover la transparencia y la honestidad.
  • Responsabilidad con los empleados: implica que las empresas traten a sus empleados de manera justa y equitativa, brindándoles condiciones laborales seguras y saludables, oportunidades de desarrollo y un salario digno.
  • Responsabilidad con los clientes: implica que las empresas ofrezcan productos y servicios de calidad, seguros y respetuosos con los derechos del consumidor.
  • Responsabilidad con los proveedores: implica que las empresas trabajen con proveedores éticos y responsables, que respeten los derechos laborales y el medio ambiente.
  • Responsabilidad con la comunidad: implica que las empresas contribuyan al desarrollo y bienestar de las comunidades en las que operan, a través de iniciativas de apoyo social, educación, cultura y medio ambiente.
  • Responsabilidad medioambiental: implica que las empresas minimicen su impacto en el medio ambiente, a través de la adopción de prácticas sostenibles, la reducción de emisiones contaminantes y el uso responsable de los recursos naturales.

La RSC puede ser beneficioso tanto para las empresas como para la sociedad en general. Las empresas que adoptan políticas y prácticas responsables tienden a ganar la confianza y lealtad de los clientes, atraer y retener talento, mejorar su imagen de marca y reducir los riesgos reputacionales. Además, la RSC puede generar beneficios sociales y medioambientales, como la creación de empleo, el desarrollo de comunidades locales y la protección del medio ambiente.

Para implementar la RSC de manera efectiva, las empresas pueden seguir algunas prácticas clave:

  • Definir una estrategia de RSC que se alinee con los valores y objetivos de la empresa.
  • Establecer metas y objetivos claros en materia de RSC.
  • Integrar la RSC en todos los niveles y funciones de la empresa.
  • Establecer mecanismos de seguimiento y evaluación de los impactos de la empresa en la sociedad y el medio ambiente.
  • Establecer canales de comunicación abiertos y transparentes con los grupos de interés.
  • Colaborar con otras organizaciones y actores relevantes para impulsar iniciativas conjuntas de RSC.

En resumen, la responsabilidad social corporativa es un enfoque que busca que las empresas asuman la responsabilidad de sus impactos en la sociedad y el medio ambiente, y trabajen para minimizar los impactos negativos y maximizar los impactos positivos. La RSC abarca diferentes áreas de actuación y puede generar beneficios tanto para las empresas como para la sociedad en general.

10. Tendencias y tecnología en la contabilidad

En este capítulo exploraremos las tendencias y tecnologías emergentes en el campo de la contabilidad. Veremos cómo estas innovaciones están transformando la forma en que se lleva a cabo la contabilidad y cómo pueden beneficiar a las empresas y a los profesionales contables.

En primer lugar, analizaremos la contabilidad en la nube. La tecnología de la nube ha revolucionado la forma en que almacenamos y accedemos a la información. En el ámbito contable, la contabilidad en la nube permite a las empresas y a los contadores almacenar y acceder a sus datos financieros de forma segura en servidores remotos. Esto elimina la necesidad de mantener registros físicos y proporciona una mayor flexibilidad y accesibilidad a la información contable.

En segundo lugar, exploraremos la automatización y la inteligencia artificial en la contabilidad. Estas tecnologías están siendo cada vez más utilizadas en el campo de la contabilidad para realizar tareas repetitivas y tediosas de manera más eficiente y precisa. La automatización puede ayudar en la generación de informes financieros, la conciliación bancaria y la gestión de facturas, entre otras actividades contables. Por otro lado, la inteligencia artificial puede analizar grandes cantidades de datos y proporcionar información útil y perspicaz para la toma de decisiones financieras.

En resumen, este capítulo explorará las tendencias y tecnologías emergentes en la contabilidad, centrándose en la contabilidad en la nube y la automatización e inteligencia artificial en la contabilidad. Estas innovaciones están cambiando la forma en que se lleva a cabo la contabilidad y ofrecen numerosos beneficios para las empresas y los profesionales contables.

10.1 Contabilidad en la nube

La contabilidad en la nube se ha convertido en una opción popular para muchas empresas en la actualidad. Con el avance de la tecnología, cada vez más empresas están optando por llevar su contabilidad a la nube en lugar de utilizar software tradicional instalado en sus computadoras.

La contabilidad en la nube ofrece numerosos beneficios para las empresas. En primer lugar, elimina la necesidad de instalar y mantener software en cada computadora de la empresa. En su lugar, los datos se almacenan de forma segura en servidores externos a los que se puede acceder a través de internet.

Esto significa que los datos contables están disponibles en cualquier momento y desde cualquier lugar, lo que facilita el acceso y la colaboración entre los miembros del equipo. Además, la contabilidad en la nube permite realizar copias de seguridad automáticas, lo que garantiza que los datos estén siempre seguros y protegidos contra pérdidas.

Otro beneficio de la contabilidad en la nube es la escalabilidad. A medida que una empresa crece, puede aumentar fácilmente la capacidad de almacenamiento y la cantidad de usuarios sin necesidad de invertir en hardware adicional. Esto resulta especialmente útil para las empresas en crecimiento que desean adaptarse rápidamente a los cambios.

Además, la contabilidad en la nube suele ser más económica en comparación con el software tradicional. Las empresas no tienen que pagar por licencias de software costosas ni por actualizaciones periódicas. En su lugar, suelen pagar una tarifa mensual o anual para utilizar el servicio en la nube.

La contabilidad en la nube también ofrece mayor seguridad en comparación con el software tradicional. Los proveedores de servicios en la nube suelen implementar medidas de seguridad avanzadas, como encriptación de datos y autenticación de dos factores, para proteger la información confidencial de las empresas.

Es importante tener en cuenta que, si bien la contabilidad en la nube ofrece numerosos beneficios, también presenta algunos desafíos. Por ejemplo, la dependencia de una conexión a internet confiable puede ser un inconveniente para algunas empresas, especialmente si la conexión es lenta o inestable.

Además, algunas empresas pueden tener preocupaciones sobre la privacidad y la seguridad de sus datos al utilizar servicios en la nube. Es fundamental investigar y elegir un proveedor confiable que cumpla con los estándares de seguridad y privacidad.

En resumen, la contabilidad en la nube es una opción cada vez más popular para las empresas que desean aprovechar los beneficios de la tecnología. Ofrece flexibilidad, accesibilidad, escalabilidad y seguridad, todo a un costo generalmente más bajo que el software tradicional. Sin embargo, es importante evaluar cuidadosamente las necesidades de la empresa y elegir un proveedor confiable antes de adoptar la contabilidad en la nube.

10.2 Automatización y inteligencia artificial en la contabilidad

La automatización y la inteligencia artificial (IA) están revolucionando la forma en que se lleva a cabo la contabilidad. Estas tecnologías están permitiendo a los profesionales de la contabilidad ser más eficientes, precisos y estratégicos en su trabajo. En este capítulo, exploraremos cómo la automatización y la IA están transformando la contabilidad y cómo los principiantes pueden aprovechar estas herramientas para mejorar su práctica contable.

Automatización en la contabilidad

La automatización en la contabilidad se refiere al uso de software y herramientas tecnológicas para realizar tareas contables de forma automática. Estas tareas pueden incluir el registro de transacciones, la conciliación bancaria, la generación de informes financieros y más. La automatización permite a los contadores ahorrar tiempo y reducir errores al eliminar la necesidad de realizar estas tareas manualmente.

Uno de los ejemplos más comunes de automatización en la contabilidad es el uso de software de contabilidad, como QuickBooks o Xero. Estos programas permiten a los contadores registrar transacciones, generar facturas, realizar conciliaciones bancarias y más de manera automatizada. Al ingresar la información correcta una vez, el software se encarga de realizar los cálculos y generar los informes necesarios.

Otra forma de automatización en la contabilidad es el uso de herramientas de escaneo y reconocimiento óptico de caracteres (OCR, por sus siglas en inglés). Estas herramientas permiten a los contadores digitalizar documentos físicos, como facturas o recibos, y extraer automáticamente la información relevante. Esto elimina la necesidad de ingresar manualmente los datos y reduce la posibilidad de errores de entrada.

Inteligencia artificial en la contabilidad

La inteligencia artificial (IA) se refiere a la capacidad de una máquina para imitar la inteligencia humana y realizar tareas que normalmente requerirían la intervención humana. En la contabilidad, la IA se utiliza para analizar grandes cantidades de datos financieros y realizar tareas más complejas, como la predicción de tendencias financieras o la detección de fraudes.

Un ejemplo de IA en la contabilidad es el uso de algoritmos de aprendizaje automático (machine learning) para analizar patrones en los datos financieros. Estos algoritmos pueden identificar relaciones entre variables y predecir resultados futuros en función de datos históricos. Esto puede ser útil para pronosticar la demanda de productos, estimar los ingresos futuros o evaluar el rendimiento financiero de una empresa.

Otro ejemplo de IA en la contabilidad es el uso de algoritmos de detección de anomalías para identificar posibles fraudes o irregularidades en los registros financieros. Estos algoritmos pueden analizar grandes cantidades de datos y buscar patrones sospechosos que podrían indicar actividades fraudulentas. Esto ayuda a los contadores a detectar y prevenir fraudes de manera más eficiente.

Beneficios de la automatización y la IA en la contabilidad

La automatización y la IA ofrecen varios beneficios para los profesionales de la contabilidad:

  • Ahorro de tiempo: al automatizar tareas contables, los contadores pueden dedicar más tiempo a tareas estratégicas y de mayor valor añadido.
  • Reducción de errores: la automatización elimina la posibilidad de cometer errores humanos al realizar tareas contables repetitivas.
  • Mejora de la precisión: la IA puede analizar grandes cantidades de datos con mayor precisión y detectar patrones que podrían pasar desapercibidos para los humanos.
  • Mejora de la toma de decisiones: al tener acceso a análisis más precisos y pronósticos basados en IA, los contadores pueden tomar decisiones más informadas y estratégicas.
  • Detección de fraudes: la IA puede ayudar a identificar posibles fraudes o irregularidades en los registros financieros, lo que permite una detección y prevención más temprana.

En resumen, la automatización y la inteligencia artificial están transformando la contabilidad al permitir a los contadores ser más eficientes, precisos y estratégicos en su trabajo. Los principiantes en la contabilidad pueden aprovechar estas herramientas para mejorar su práctica contable y obtener mejores resultados para sus clientes o empresas.

OPINIONES DE NUESTROS LECTORES

Lo que opinan otros lectores de este libro

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

No hay reseñas todavía. Sé el primero en escribir una.

Comparte tu opinión